zocalo-villa-7-de-marzo


La villa turística 7 de Marzo es otro de los diferentes balnearios que componen la oferta de atractivos de la región. Ubicada estratégicamente sobre la desembocadura del río Negro, la villa marítima ofrece favorables condiciones para la recreación y el turismo. Esta pequeña localidad –compuesta por algunas residencias- ha crecido notablemente durante los últimos años, llegando a contar en la actualidad, con servicios de camping, baños públicos y sala de primeros auxilios.
Emplazada a unos 35 kilómetros de Carmen de Patagones, el acceso se logra a través de dos caminos de ripio consolidado, que empalmándose posteriormente, bordean el río Negro hasta su desembocadura. Este paraje marítimo se caracteriza por sus extensas playas de arena, las cuales albergan durante la temporada estival, a cientos de visitantes locales y regionales. La villa concibe un espacio perfecto para aquellos turistas que deseen disfrutar de un lugar tranquilo y agreste, que les permita estar en contacto directo con la naturaleza. Tanto la pesca deportiva como la práctica del Off-Road, representan los atractivos principales del lugar. A pesar de esto, es necesario mencionar que la falta de un marco legal que regule su crecimiento es una de las exigencias que deberá resolverse antes de gestionar cualquier tipo de iniciativa. La vulnerabilidad de tan delicado escenario natural, obliga a repensar el desarrollo del recurso dentro de un marco sustentable.
Por otro lado, la presencia del estuario del río Negro, genera un paisaje ideal para la observación de flora y fauna autóctona y representativa del ecosistema local. Las playas de este rústico destino ofrecen diferentes lugares para la pesca como Playa Chica, El Estacionario, La Cantera y la Playa de la Villa propiamente dicha (El Monolito).


dscn4224


 


villa-7-de-marzo

La villa turística 7 de Marzo es otro de los diferentes balnearios que componen la oferta de atractivos de la región. Ubicada estratégicamente sobre la desembocadura del río Negro, la villa marítima ofrece favorables condiciones para la recreación y el turismo. Esta pequeña localidad –compuesta por algunas residencias- ha crecido notablemente durante los últimos años, llegando a contar en la actualidad, con servicios de camping, baños públicos y sala de primeros auxilios.
Emplazada a unos 35 kilómetros de Carmen de Patagones, el acceso se logra a través de dos caminos de ripio consolidado, que empalmándose posteriormente, bordean el río Negro hasta su desembocadura. Este paraje marítimo se caracteriza por sus extensas playas de arena, las cuales albergan durante la temporada estival, a cientos de visitantes locales y regionales. La villa concibe un espacio perfecto para aquellos turistas que deseen disfrutar de un lugar tranquilo y agreste, que les permita estar en contacto directo con la naturaleza. Tanto la pesca deportiva como la práctica del Off-Road, representan los atractivos principales del lugar. A pesar de esto, es necesario mencionar que la falta de un marco legal que regule su crecimiento es una de las exigencias que deberá resolverse antes de gestionar cualquier tipo de iniciativa. La vulnerabilidad de tan delicado escenario natural, obliga a repensar el desarrollo del recurso dentro de un marco sustentable.
Por otro lado, la presencia del estuario del río Negro, genera un paisaje ideal para la observación de flora y fauna autóctona y representativa del ecosistema local. Las playas de este rústico destino ofrecen diferentes lugares para la pesca como Playa Chica, El Estacionario, La Cantera y la Playa de la Villa propiamente dicha (El Monolito).